/collections/all
Adultos mayores en Chile: El desafío del envejecimiento de la población

Adultos mayores en Chile: El desafío del envejecimiento de la población

Este último tiempo en nuestro país nos hemos visto enfrentados a crisis sociales y de salud muy grandes. Una de ellas es cómo están viviendo los miles de adultos mayores que existen en Chile, el grupo de mayor riesgo frente al virus COVID-19, lo que ha hecho que estén con un mayor confinamiento y mayores privaciones socio-económicas, transformándose en un segmento etario en los que se debe enfocar el cuidado y protección.

Según el último informe del INE basado en el Censo 2017, en Chile había 2.003.256 adultos mayores (población efectivamente censada), es decir, un 11,4% del total de la población país, la mayoría en la Región Metropolitana (767.377 personas), Valparaíso (247.113) y Biobío (183.145). Lo que se explica en el siguiente gráfico que muestra el porcentaje de adultos mayores por región.

También podemos observar que del total de adultos mayores la mayoría son mujeres correspondiendo a 1.138.239 mujeres y 862.644 hombres.

En las proyecciones realizadas por el INE para 2035, sin embargo, se prevé un importante aumento de este grupo etario, los que equivaldrán al 18,9% del total de la población. Es más, las proyecciones indican que ese año todas las regiones evidenciarán un proceso creciente de envejecimiento poblacional. Este aumento significativo en la población de tercera y cuarta edad hace que sea necesario estar atentos a que estas personas necesitaran cada vez más protección y cuidado, como política de estado.

La tercera edad en el mundo

Tal como vemos en Chile, el mundo está envejeciendo rápidamente, el numero de personas mayores de 60 años llegará a un aproximando de los dos mil millones en el año 2050 y así seguirá aumentando década a década. Esto hace que todos los países deban preocuparse cada vez con mayor detalle en el bienestar económico, social y de salud para este grupo de la población.

Según la información entregada por el “Global AgeWatch Index 2015”, estudio de realizado por la organización británica HelpAge, que mide el bienestar de los ancianos en cuatro áreas: seguridad salarial, salud, capacidades personales y ambiente favorable. Los tres primeros países en los que los adultos mayores viven mejor son Suiza, Noruega y Suecia, destacando estos por la buena cobertura en salud y pensiones.

Chile en este estudio se encuentra en el lugar general número 21, el más alto de la región, seguido por Uruguay en el lugar numero 27 y Argentina en el lugar número 31.

Adultos mayores institucionalizados en Chile

El hecho que los adultos mayores en Chile vivan más, hace que tengamos mayores desafíos en las políticas públicas del país, para poder entregar a nuestros ancianos una buena vida, pudiendo estar activos, plenos y autónomos.

Sin embargo, no hay que olvidar que una de las consecuencias del envejecimiento, es que una parte de nuestros adultos mayores tienen una mayor dependencia, la que genera una alta demanda por servicios y recursos especiales de atención y cuidado. Según la encuesta Casen 2017, un 14,2 % de la población mayor en Chile, presenta algún grado de dependencia.

Estas cifran nos muestran que enfrentamos cada vez una mayor demanda por cuidado de nuestros adultos mayores, lo que genera un gran desafío a la institucionalidad tanto pública como privada. Hoy en nuestro país existen varios métodos de atención que entregan apoyo para las personas mayores, como programas de cuidado domiciliario, centros diurnos y Establecimientos de Larga Estadía para Adultos Mayores (ELEAM), pero está demostrado que estos son insuficientes para el aumento progresivo de la población mayor.

Los ELEAM son establecimientos especializados en el cuidado de ancianos, residencias o centros de apoyo para personas mayores que, por motivos biológicos, psicológicos o sociales, requieren de un medio ambiente protegido y cuidados diferenciados para la mantención de su salud y funcionalidad. Los ELEAM cuentan con una autorización sanitaria para funcionar en esa calidad, la que es otorgada por la Secretaría Regional Ministerial de Salud competente del lugar en que se encuentran ubicados.

Actualmente el Servicio Nacional del Adulto Mayor (SENAMA), cuenta con 16 Establecimientos de Larga Estadía en funcionamiento a lo largo del país. Estos son administrados por municipios o fundaciones sin fines de lucro.

 

Según la información entregada por el SENAMA, hasta abril del 2020 existen 928 establecimientos tanto públicos como privados, sumando en ellos 23.243 plazas disponibles lo que nos indica que solo el 1,16% de la población, mayor a 65 años estaría cubierta por el sistema, lo que contrasta con la realidad de otros países con más desarrollo donde por ejemplo España alcanza un 4% (2009) y en Francia un 7% (2004).

A estos datos entregados por el SENAMA podemos sumar, que muchos establecimientos se encuentran sin catastro y sin la debida autorización de funcionamiento, por las autoridades sanitarias de cada región, lo que hace que no se pueda tener seguridad que estos estén en las condiciones sanitarias y estructurales adecuadas para nuestros adultos mayores.

 

Pobreza en adultos mayores

Con respecto a los niveles de pobreza por los ingresos en este grupo etario, según la última encuesta Casen, esta bajó a 4,5%, una reducción de 18,3% al comparar el periodo 2006–2017. Al observar la pobreza multidimensional, la cual considera dimensiones de salud, educación, previsión social y vivienda — Trabajo, también muestra una disminución: De un 19,7% en 2013 a un 18,6% en 2017. Al incluir indicadores de entorno y redes (incorporados en la encuesta Casen 2015), esta llega a un 22,1%. 

En conclusión, los resultados de las encuestas realizadas por el gobierno muestran cómo la población mayor va en aumento, mostrándonos que Chile tiene un gran desafío por delante para enfrentar el envejecimiento de la población, otorgando mayores beneficios a los adultos mayores, procurando una adecuada pensión, salud integral y ambiente seguro, además de generar mejores políticas públicas para el cuidado de los ancianos institucionalizados, asegurando un mayor porcentaje de cobertura y protección de ellos.

 

Artículo anterior Instrumentos de Planificación Territorial: 5 razones de su importancia en Chile

Dejar un comentario

* Campos requeridos