/collections/all
Cáncer de Cuello Uterino

Cáncer de Cuello Uterino

Es hora de poner fin al Cáncer Cervicouterino (CaCu), es la campaña impulsada por la Organización Panamericana de la Salud y la Organización Mundial de la Salud (OPS) para reducir en un tercio los casos nuevos y las muertes provocadas por esta enfermedad en las mujeres del continente americano al 2030[1].

Según OPS —durante el año 2018— más de 72.000 mujeres fueron diagnosticadas de CaCu y casi 34.000 fallecieron por esta enfermedad en América. Sin embargo, el panorama no es igual para todos los países; en América Latina y el Caribe, el CaCu posee una tasa de mortalidad 3 veces más alta que la tasa observada en Norteamérica, cifra que ha dejado ver la enorme desigualdad vivida por millones de niñas y mujeres en América. Por otro lado, el continente cuenta con vacunas de VPH en 35 de los 37 países que lo conforman y, a pesar de esa gran cobertura, aún no abarca el 80% de las niñas1.

¿Qué es el Cáncer Cervicouterino (CaCu)?

“El Cáncer de Cuello Uterino o el Cáncer Cervicouterino (CaCu) es una alteración celular que se origina en el epitelio del cuello del útero y que se manifiesta inicialmente a través de lesiones precursoras, habitualmente de lenta y progresiva evolución en el tiempo que se suceden generalmente en estadios. En grado variable evolucionan a displasia severa, cuando compromete sólo al epitelio superficial y luego a cáncer invasor, cuando el compromiso traspasa la membrana basal[2].

Los tipos histológicos más frecuentes son el carcinoma de células escamosas (80-85% de todos los casos) y el adenocarcinoma (10-12% del total de casos)”[3].

Lamentablemente, el CaCu es una patología con la cual las niñas de todo el mundo tienen que lidiar desde muy corta edad. Su desarrollo está asociado a la presencia del Virus del Papiloma Humano (VPH), infección de transmisión sexual muy común. No obstante, sólo un pequeño porcentaje de personas adquirirá y desarrollará este virus. Se estima que el 90% de las infecciones por VPH suelen ser transitorias, es decir, controladas por el sistema inmune y desaparecen espontáneamente en un período aproximado de 2 años3. A pesar de esto, la OPS recomienda la vacunación contra el VPH ya que puede reducir significativamente el riesgo de CaCu y recomienda que esta sea administrada a niñas entre 9 a 14 años, cuando la vacuna es más efectiva. 

Este tipo de cáncer se puede tratar de mejor manera si se detecta a tiempo. Dentro de los tratamientos se encuentran: cirugía, radioterapia y quimioterapia (esta última en menor medida)[4].

¿Qué ocurre en Chile?

Tras la recopilación de datos de acceso público disponibles en el Departamento de Estadística e Información de la Salud del Ministerio de Salud Chile, Data Intelligence presenta en este escenario a DATA SALUD que facilita la visualización de datos para el seguimiento de esta enfermedad.  A continuación, destacamos algunas cifras.

Durante el año 2018 en Chile se realizaron 409.398 exámenes PAP (Papanicolaou) —examen que analiza el estado de las células del cuello uterino donde es posible corroborar o descartar la presencia de CaCu—, de los cuales 373.165 fueron normales, 9.254 dieron positivos para CaCu (representando un 2,3% del total de exámenes) y 26.979 fueron inadecuados o atípicos[5].

Según el Ministerio de Salud de Chile, en el año 2018 los nuevos casos de CaCu representaron el 6,6% de todos los casos nuevos de cáncer en el año, convirtiéndose en el tercer tipo más frecuente de cáncer y sexto en mortalidad en Chile3.

Imagen Propiedad de Data Intelligence.

Bajo una mirada más detallista, desde el año 2011 al 2018, en Chile, las mujeres menores de 25 años fueron las más diagnosticadas con CaCu con un total de 16.158 casos, esto representó un 21,75% de todos los resultados positivos para el periodo mencionado, seguido por las mujeres entre 25 y 29 años, siendo el 17,71% de los resultados positivos con un total de 13.162 casos5.

Imagen propiedad de Data Intelligence.

Por otro lado, desde el año 2011 al 2018, se ha duplicado la cantidad de exámenes PAP hechos en el país, dando la oportunidad a miles de chilenas de recibir un tratamiento óptimo. Para el año 2011, 10.089 chilenas salieron positivo para CaCu, mientras que para el 2018, 9.254 fueron diagnosticadas con este cáncer, esto ha dejado ver una leve baja en el total de mujeres con cáncer de cuello uterino, sumado al aumento de la cantidad de exámenes realizados, podemos observar una clara mejora en la detección y prevención de este cáncer.

Ahora que ya sabes un poco más de esta enfermedad recuerda siempre mantener tus exámenes al día.

Comparte esta información y de esta manera prevendrás el riesgo de padecer cualquier enfermedad.

 

[1] Organización Panamericana de la Salud y Organización Mundial de la Salud con oficinas en América.

https://www.paho.org/hq/index.php?option=com_content&view=article&id=5420:2018-cervical-cancer&Itemid=3637&lang=es

[2] Ministerio de Salud de Chile. Guías Clínicas AUGE Cáncer Cérvico Uterino. 2015. https://www.minsal.cl/wp-content/uploads/2015/09/GPC-CaCU.pdf

[3], División de Prevención y Control de Enfermedades (Diprece) - Ministerio de Salud de Chile. https://diprece.minsal.cl/garantias-explicitas-en-salud-auge-o-ges/cancer-cervico-uterino/descripcion-y-epidemiologia/

[4] Organización Panamericana de la Salud (OPS).  https://www.paho.org/hq/index.php?option=com_content&view=article&id=14299:fin-cancer-cervical&Itemid=72265&lang=es

[5] Data Intelligence – DATASALUD. https://dataintelligence.store/collections/datasalud/products/resultados-historicos-papanicolau-2011-2018

Artículo anterior Empleo y desempleo en Chile en tiempos de COVID-19
Artículo siguiente Y hoy… ¿llueve o hará calor?

Dejar un comentario

* Campos requeridos