/collections/all
El uso del lenguaje en un contexto de diversidad

El uso del lenguaje en un contexto de diversidad

Sean todos bienvenidos. Sean bienvenidas y bienvenidos. Sean todxs bienvenidxs. Sean todes bienvenides. Sean tod@s bienvenid@s. Es la misma frase con las diferentes herramientas para la comunicación en la actualidad para dar la bienvenida a las personas. Hoy bajo un contexto en que las demandas sociales por la diversidad de género se encuentran entre los temas cotidianos. Como Data Intelligence te queremos compartir algunos tips para un lenguaje que integre a todas las personas.

 ¿Qué dice la ONU?

La ONU plantea el uso del “lenguaje inclusivo en cuanto al género” y lo define como la manera de expresarse oralmente y por escrito sin discriminar a un sexo, género social o identidad de género en particular y sin perpetuar estereotipos de género. Dado que el lenguaje es uno de los factores clave que determinan las actitudes culturales y sociales, emplear un lenguaje inclusivo en cuanto al género es una forma sumamente importante de promover la igualdad de género y combatir los prejuicios de género.

Mas adelante nos indica que, es importante no confundir el género gramatical (categoría que se aplica a las palabras), el género como constructo sociocultural (roles, comportamientos, actividades y atributos que una sociedad determinada en una época determinada considera apropiados para los seres humanos de cada sexo) y el sexo biológico (rasgo biológico propio de los seres vivos).

Los principales retos del español para una comunicación inclusiva en cuanto al género son la confusión entre género gramatical, género sociocultural y sexo biológico, el nivel de conocimiento de los recursos que ofrece la propia lengua para hacer un uso inclusivo dentro de la norma y las asociaciones peyorativas que han heredado del sexismo social algunos equivalentes femeninos.

Contexto

Según lo expresado por la ONU, el uso del lenguaje debería dirigirse a la expresión oral y escrita sin discriminaciones por sexo, género o identidad de género y esto se contempla en un contexto en donde la diversidad sexual cada vez toma más fuerza y con mayores reivindicaciones sociales. El uso del lenguaje determina las sociedades y por ende la forma de pensar y de actuar de las personas.

Al respecto, una de las publicaciones de la Real Academia Española (RAE) sobre el llamado “Lenguaje inclusivo”, expresa que “se ha acuñado la expresión «lenguaje inclusivo» en referencia al que aplica las recomendaciones propuestas por ciertos sectores del feminismo para visibilizar a la mujer en el discurso, suponiendo que el uso genérico del masculino la excluye”. (Disponible en https://twitter.com/RAEinforma/status/1059423453277810688 )

Sin embargo, la RAE distingue entre el masculino gramatical de las palabras y uso sexista del sistema lingüístico. Para ello, el masculino gramatical indica que, el uso del masculino gramatical, que, como término no marcado de la oposición de género, puede referirse a grupos mixtos y, en contextos genéricos o inespecíficos, a personas de uno u otro sexo. Por parte del lenguaje sexista, la RAE se lo atribuye no al lenguaje sino a los valores e intencionalidad en el uso del lenguaje, y expresa que existe sexismo lingüísticos en términos, laborales, económicos, políticos, sociales, familiares, publicitarios, por ende, igualmente, esta academia ha tenido que integrar términos como alcaldesa, presidenta, gobernadora, como la persona que ejerce el cargo, anteriormente atribuido a hombres.

Propuestas integradoras

Retomando a la ONU, una de las propuestas que contempla la organización, se encuentran en:

  1. Evitar expresiones discriminatorias como por ejemplo, El personal sanitario participó en la huelga del sector, en lugar de decir, enfermeras y médicos participaron en la huelga del sector.
  2. Visibilizar el género cuando lo exija la situación comunicativa: El desdoblamiento consiste en utilizar la versión femenina y masculina de la misma palabra. Como estrategia puede utilizarse cuando se quiere hacer visibles tanto a mujeres como a hombres. No obstante, se recomienda no abusar de él, porque puede dificultar la lectura, crear incoherencias o restar precisión al texto, como en el caso de los textos jurídicos. Por ejemplo: Todas las personas que respondieron a la encuesta, tanto hombres como mujeres, dieron una valoración negativa en la pregunta 5; Las nuevas políticas sanitarias benefician a mujeres y varones por igual.
  3. No visibilizar el género cuando no lo exija la situación comunicativa, como por ejemplo, Acudieron periodistas de distintos medios, en lugar de, Acudieron algunos periodistas de distintos medios; Había representantes de muchos países en la reunión, en lugar de Estuvieron presentes en la reunión los representantes de muchos países.

También existen herramientas institucionales para contribuir al uso de un lenguaje sin discriminación, como la guía del lenguaje inclusivo de género del Consejo Nacional de la Cultura de Chile o el uso del lenguaje inclusivo en la producción estadística del INE de Chile. Ambas herramientas de políticas públicas para la inclusión de todas las personas.

Como podemos observar, las sociedades, las realidades y el contexto en donde nos desenvolvemos en la vida cotidiana se encuentran en constantes cambios, y el lenguaje es un elemento vivo que se enriquece cada día con las sociedades, por ende el proceso de cambios lingüísticos es uno de los factores que actualmente presenciamos en nuestra actualidad.

Usted, ¿qué opina al respecto?

Artículo siguiente Día Mundial de la Población

Dejar un comentario

* Campos requeridos